Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2015

Chaos

Qué día el de ayer, señores. No voy a poner señoras, por favor no me obliguen ni se sientan excluidas. En todo caso, prefiero decir: qué día el de ayer, especie humana!!
Arrancó con taxista loco que me mostró la varilla de metal que tiene para pegarle a los motoqueros en el casco cuando lo molestan. Obviamente, cuando le pagué no le pedí el vuelto. No sé sus datos porque no tenía la ficha que por ley deben llevar a la vista del pasajero. También odia a los colectiveros. Dice que tienen complejo de inferioridad, a lo cual acoté que tal vez por eso andan en algo tan grande.
— Sin duda, la madre no los quiso de chicos, les faltó afecto a esos hijos de puta!
Y demás lindeces por el estilo. No se salvó nadie, ni los pasajeros que son los que le pagan el sustento. Para ellos me soltó que "hay taxistas que le cuidan el mango al pasajero. Yo no, que se jodan". Arremetió contra los jubilados y los judíos y parece que la combinación judío-jubilado lo pone relamente molest…

1950

Ya arrancamos mal. A veces planeo que comamos algo y sino sale pizza de la Fábrica o empanadas de El Conde. A mi favor puedo decir que cocino muy bien y a él le gusta lo que sea que haga. Ese hombre me quiere. Por otra parte, en casa solemos estar hambrientos todos, especialmente mi hija al desayuno ya quiere saber qué va a cenar y me tira ideas. Será de Dios.

Bue, esta es fácil porque yo soy hermosa por naturaleza. El problema no es el maquillaje. El problema es que, generalmente, una vez que llego a casa desensillo y a la mierda. El aspecto pasa a un segundísimo plano. Así que cómo esposo ya me tiene calada, una vez desensillada,  él me sospecha en todo mi esplendor y santas pascuas!


Sí, yo lo distraigo. En ese sentido los hombres son básicos y se distraen al instante, no importa cuán desensillada esté una.

Ajajajajajaj. Un plumero! Ni siquiera plancho, papu. Y la ronda que hago es para ver si encuentro un chocolate! Eso sí, si encuentro lo comparto mientras miramos alguna serie.

E…

Esas personas

Hay gente que viene y te cuenta lo que le pasa. Pero te lo cuenta sin intención de que intervengas en lo más mínimo. Te suelta una catarata de desgracias, inquietudes y tonteras de distinta índole y gravedad con el expreso propósito de que asientas vigorosamente, que le des la razón y tal vez, arrimes algún plan de venganza o al menos la manera de irritar o "dejar en su lugar" al supuesto ofensor. Lo que no quieren seguro es encontrar una solución que conduzca a una situación "todos ganan".
No recurren a vos para que escuches* y en lo posible aportes otra perspectiva de la cosa (no un consejo), no te cuentan el contexto, no intentan desgranar sus emociones, y, fundalmente, no se escuchan mientras te cuentan. Porque si lo hicieran, poco a poco, sobrevendría la calma y con ella una incipiente comprensión de sus propias motivaciones y acciones e incluso el nacimiento de empatía, esa capacidad de salirte de tu propio mundo y atisbar por un instante el mundo del otro, d…