Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2012

Sin siquiera pedir permiso

Todos saben que la Matrix me ha dado cantidad de conocidos, amigos y gente que quiero mucho y que no puedo encasillar en ninguna de las categorías anteriores o alguna más que no menciono, más por falta de ideas que otra cosa.  Y de toda esa gente hay algunos en especial que me hacen llorar de la risa, tanto que decidí publicar el intercambio de mails con algún recorte para no afectar la intimidad de los intercambiadores de e-pístolas. Ahí va:

Asunto: cotorreteamos?

Ramboneta a la que escribe y otros más:


Visto  considerando que los compañeros Amperio y caído catrilar estan muy ocupados como para dar inicio a la cadena loca de mails a fin de organizar una manisetta pues, doy el puntapie inicial y digo:
El lugar ya fue arbitriarimente definido por caído y mi persona, esto es: la pulpería del cotorro. Caido se ofrecio a hacer la reserva en persona, como para darle seriedad a la cuestion.
El dia: un sabado. al mediodia
La hora: las que esten comprendidas dentro de la categoría "…

No sé

Estoy decidiendo si quiero jugar a las escondidas, si estoy haciendo un pozo porque sí, si estoy dejando vagar mi espíritu libre y juguetón o si simplemente quiero ser un perro. Como el de la foto.

Minotauro

Nada te prepara para lo inesperado. No hay agenda que tenga día y hora para el evento que no tenía espacio por improbable, por imposible, por impensable y un montón de etcéteras más todos con im. Pero sucede.
Es como una ráfaga de viento helado en el trópico que termina con vos y un resfrío de proporciones bíblicas.
Te toma, de golpe y casi adrede. Si es que puede ser adrede el azar. Y estás vibrando. Y sintiendo. Como antes, cuando tenías el mundo por estrenar, cuando lo veías con ojos de futuro amistoso, sin miedo, puro carnaval rocambolesco. Vida que se derrama sin sutileza, pletórica y salvaje. Intuición desmedida.
Y apareciste. Casi de la nada para perturbar todos los esquemas. Un cambio radical. Cuántico. Me interpela.
Y yo.
Otra vez.
Sin respuestas.


La estupidez insiste siempre - Camus -

Y la hipocresía también.

Veo carteles "Soy peronista por eso voy a trabajar". Yo soy peronista y la columna vertebral del movimiento son los trabajadores. Desde la vuelta de la democracia casi todos los gobiernos se tuvieron que comer paros generales. Y nunca vi carteles como éste.
No voy a entrar en el debate de la corrupción sindical. Si la hay en todos los gobiernos que hemos tenido ¿por qué no va a haberla en los sindicatos? Tanto los sindicalistas como los funcionarios, dirigentes y políticos en general salen del mismo lugar: la sociedad. Y ¿quiénes somos la sociedad? Todos somos. Te guste o no te guste.
Pero más allá de los sindicatos y sus dirigentes enriquecidos a costa de aquellos a quienes representan -oops! igual que los funcionarios, dirigentes y políticos en general!- están los trabajadores. Los que no comen con 6 pesos por día. Los que no reciben la asignación universal por hijo. Aquellos a los que les cobran ganancias. Los que ven que su sueldo vale mierda. A …

Estoy así...

...como con una congoja mezclada con desconcierto. Mi capacidad de raciocinio ya no da para entender por dónde están pasando las cosas. Miro mi país y sólo encuentro nebulosas, mayorías y minorías cambiantes pero como si no tuvieran derecho a cambiar. Como si debiéramos quedarnos estáticos en una posición. Como si el ejercicio enriquecedor de cuestionar, de reclamar estuviera prohibido porque el poder de turno decidió que la realidad es de una manera y sólo una y gobierna sólo para aquellos que así lo entienden.

Los datos concretos que arroja la realidad siempre son culpa de alguien más, Clarín y Magnetto, casi siempre. Y eso me deja una duda, ¿quiénes nos gobiernan, en realidad? ¿Los medios? ¿Magnetto es tan poderoso que le dice a Cristina qué hacer? ¿Ella es una marioneta de Clarín? Llevan diez años de ejercicio en el poder. Ya no hay un más atrás a quien echarle la culpa de todo. Hubo cosas buenas, por supuesto. En todos los gobiernos hay cosas buenas y cosas malas. Pero parece que…