Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2010

Ensoñación

Me llevó directo a viajes imaginarios, a tardes de calor y chicharras buscando frescura en ensoñaciones de hamaca paraguaya y una pierna colgando, espantando alguna mosca molesta con gesto perezoso y los ojos a media asta.

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Vos todavía y siempre

Sentada en la tierra fría, noche de lunas blancas iluminando almas. Y miro más allá buscando la tuya, brillando en la panza de alguna luciérnaga sólo para confundir, y decir después que es una broma. No hay una estrella como tus ojos, ni voz suave ni tanta comprensión en una sola persona. Te extraño.

Hago arabescos con las manos, rasgando el aire como si fuera música etérea y frágil. Como miradas vivas en una ausencia que ocupa un espacio en mi corazón. No terminé de llorar por vos, por mí. Por lo que fue, por lo que ya no puede ser. Pero el amor sigue estando y vos brillás en esa dimensión infinita a la que seguro no llamás cielo.

Fugaz, aurora del cielo prometido, azul zafiro, terciopelo, ala de cuervo brillante,amada, amiga.
Fuiste a nunca jamás y volviste porque nunca ya no se mide en tus palabras y jamás es un concepto que no tiene sentido. Fuiste al otro lado del espejo, pero no jugaste al ajedrez. Decidiste maravillarte y le robaste el reloj al conejo total él no lo necesitaba y …

Fracturas en la aldea intelectual -Santiago Kovadloff-

Alguna que otra frase de las dichas por Kovadloff me dolieron en mi corazón militante, pero como acuerdo con sus palabras, acá van para quien las quiera leer:

No diría yo que son cada vez más, pero sí que se me hacen cada vez más evidentes. Me refiero a quienes disocian, sin conflicto y en voz alta, los actos de corrupción en los que abunda el Gobierno, de aquellas iniciativas que despiertan su apoyo. Son músicos y poetas, periodistas y filósofos. Los hay también docentes y psicoanalistas, actores y sociólogos. A muchos los conozco; algunos son muy cercanos. Integran esa franja de la clase media escindida entre quienes se sitúan en la orilla política que mira con entusiasmo la gestión kirchnerista y aquellos que, como yo, ocupan la opuesta. Si algo reprochan estos amigos y conocidos a quienes no pensamos como ellos es el hecho de colocar, en el centro de nuestro diagnóstico y en la base de nuestra disidencia, lo que no conciben sino como irrelevante cuando no como inexisten…

La tecnología empelotudece

Me hace reír cada vez que me lo mandan :Þ

Estar en el 2010 implica que…

1. Accidentalmente tecleás tu contraseña en el microondas.

2. Ya no jugás solitario con cartas verdaderas hace años.

3. Tenés una lista de 15 números telefónicos para ubicar a tu familia de sólo 3 miembros.

4. Le enviás un e-mail al que se sienta a tu lado.

5. La razón que tenés para no estar en contacto con tu familia es porque ellos no tienen correo electrónico.

6. Te quedás atorado en el tráfico y usás tu celular para ver quién está en tu casa.

7. Cada comercial de televisión tiene su página de Internet en la parte de abajo.

9. Salir sin celular, el cual no habías tenido durante tus primeros 35 años de vida, te hace entrar en pánico y regresar a buscarlo.

10. Te levantás en la mañana y te conectás antes de tomar tu café.

11. Ya no contás chistes... ahora los REENVIAS.

12. Mirás a tu alrededor para que nadie te sorprenda sonriendo como idiota frente al monitor.

13. Peor que eso, ya sabés a quien le vas a enviar esta gilada …

Ajá

Mirame a los ojos.
(Y NO TE RÍAS, CARAJOMIERDA)

Hermanolibro

Siempre pensé en los libros como amigos, esos hermanos elegidos. Pero esa idea nunca tuvo consistencia real hasta que lo conocí a él.

Apareció un día en mi blog y nos adoptamos mutuamente después de un breve lapso de reconocimiento. Breve porque las almas que andan juntas desde eones no necesitan mucho rato para darse cuenta y decir "¿queacé, quiubo?".

Posto va, posto viene, un buen día, con esa humildad rayana en el menosprecio, me cuenta un sueño, de esos que que tenemos desde chicos y nos hacen imaginar despiertos en la noche un sinfín de maravillas. Él quería ser escritor. Él es escritor. Él es mi bráder. Bráder del alma, hermano elegido, mi hermanolibro.

Y acá está, de tapa presente, "Barrido bajo la alfombra", y si bien Gaby, Unin, Gabriel, bráder -como sea- es, digamos, el dueño intelectual, yo también me siento un poco dueña, "complice" como me escribió en la dedicatoria (lo voy a hacer guita cuando te hagas famoso, sabelo) de este logro y no sólo po…

Simplemente, escuchen.

Y si quieren búsquenle el sentido a la animación, interprétenla como mejor les salga o sean ustedes los que evoquen su propia vida.


Música: "Comptine d'un autre été: l'après midi" composed by: Yann Tiersen
Animation by Aidan Gibbons