Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2010

•♥•P R E M I O•♥•

a lAmAGa de LinCoUrt le gustan mis extravíos, tons me dio un premio: GRACIAS

Tengo que elegir a 7 féminas (aunque pueden ser féminos también), pero mejor me atengo a mi género para no iniciar discusiones del tipo "qué quisiste decir", "me viste cara de", "ay, gracias" y etcéteras.

And the P R E M I O goes to:

La ChiruGuadaLuisaDostoMarinaMaktubTrenalunaMechiAntagonistaSí, lo sé, no son siete, son más. Yo nunca supe contar. A Gabu no se lo doy porque la Maga, Deadly, la Colo y la Rubia ya se lo otorgaron.

Ahora tengo que pasar por los blogos a decirles que tienen una bombacha nueva. Nunca están demás las bombachas, sepalón.

Otros planes *

Ganas de amigarme, de que dejen de hostigar. De que seamos capaces de analizar, discutir, discurrir parados en el medio: ni en tu vereda ni en la mía. Ver el contexto. Mirar para atrás, mirar ahora, construir para adelante. Porque con tu razón o con la mía no vamos para ningún lado, al contrario, nos detenemos justo en el borde del abismo. Si te empujo, te caés; si me empujás, me caigo. Y al menos yo, no quiero eso.

Me cansé de la crispación, de la negación, de la soberbia. De la indecisión. De la histeria, de las groserías, del mal humor, de sentirme cercada, usada, abusada. De que vos te sientas igual que yo aunque por los motivos contrarios a los míos. Sin derechos. De justificarme. De justificarte. De tener miedo. De la obsesión. Del sé que está mal pero lo hago igual. ¿Por qué? Porque puedo y quiero. Me cansé. Quiero jugar en otra liga.
...

Ganas de saltar al cielo. De formar parte de una constelación caprichosa y subyugante. De perderme entre la nubes. De quitarme de la tierra per…

Oh, sí: D I V Á N

Esto lo escribí hace algunos años y se ve que me olvidé porque quedó perdido entre otros archivos y haciendo limpieza de compu lo encontré. Sigue aplicando, está sin terminar...

LLevo años tratando de ordenar el caos y una tarde, a esa hora en que la noche de tan tímida se ve ruborizada en el cielo, tuve una epifanía.
"Voy a dejar de tratar, estoy harta de tratar", me dije. "Basta", grité mirando al techo, enajenada. "Me voy a conseguir unas instrucciones para producir hechos...", me desinflé como un globo y quedé tirada en el futton muerta de cansancio.
Sin embargo, algo me poseyó al segundo y comencé a pasear una mirada furiosa a mi alrededor buscando un indicio de lo que necesitaba. “¿Dónde están las malditas instrucciones?”, volví a gritar (¿mencioné que en estos ataques creo que le hablo a Dios y que me escucha y que me responde?). Nada. Ni una miserable tablita de fibrofácil con simbolitos identificables. No es que quería una zarza ardiente ni demostra…

¿Dónde está mi niña?

Estábamos hablando de qué hacer o qué no, si esto o aquello en función del tiempo disponible cuando ella, como quien no quiere la cosa, levantando apenas la carita y mostrando un consistente bigote de nesquick, dice:

-Lo posible es lo mejor, má.

La máder, el cúler, la hija y la puta que lo parió

Sí, así fue nomás. Una cagada. Una soberana cagada.

Empezó con un dolorcito de garganta, una molestia, bah, definamos mejor las cosas. Después se convirtió en un dolorcito. Nadie le da bola a los dolorcitos.

A los cuatro días, ponéle, ya era un puto dolor de garganta y oídos y cuando tragaba era tal que creía que me habían obligado a practicar para un acto de circo...no es una buena metáfora la del tragasables, el burro de mi Brother seguro que hace un comentario desubicado. Pero en fin, la cosa es que sentía que estaba tragando un montón de yilés oxidadas.

Pensé que era un buen momento para ir al médico y fui. Me perdí el aquelarre que había organizado en MI casa. No estaba para recibir.
El médico, como no tenía fiebre ni placas, me mandó a casa con el consabido es virósico. Los que manejan el Ibuprofeno en el mercado han aumentado sus ganancias gracias a mí, sepalónnnnn, señores.

Parecía que teníamos el asunto bajo control cuando se inflamó en ese lugar atrás de la úvula (la campanita) y…