Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2010

Sísí

Pese a todo, me siento así (y créanme cuando digo pese a todo):





Cri-cri-cri (tan apropiado el ruidito de Psicosis)

No pasan cosas buenas cuando confundís al adversario con el enemigo. Si te engrampás en la lógica de las antinomias y hacés del todo o nada tu forma de atravesar los días, cagaste hermano. Y eso si pienso que no lo hacés a propósito. El problema es que si te digo que la Patria te lo demande (y somos tantos la Patria) a vos no te importa por más que mientas desaforadamente que sí.
En fin, alguien demandará o no; y en el proceso creceremos...bueno, de ilusión también se vive.

Sabiduría

Yendo a la plaza a encontrarse con sus amigas del viejo colegio, para de allí partir a una noche de pijama-party, Z me dice:

-Ma, tengo un poco de miedo...

-¿Miedo de qué, hija?

-Y...porque es la primera vez que voy a dormir en la casa de una amiga con otras amigas...

-Bueno, ya sabés, si te sentís mal por lo que sea, a la hora que sea, le decís a la mamá de B que llame a casa y papi y yo te vamos a buscar. Le dije feliz de la vida por haber dado con LA solución.

-Mejor no, ma.

-¿Por qué?

-Porque a los miedos hay enfrentarlos -y los ojos le brillaban serios.

-Tenés razón a los miedos hay que enfrentarlos, pero lo otro sigue en pie, porsia -agregué mientras la veía encerrar en el puño las piedras de la compañía que le regalé.

Pero la cosa no terminó ahí porque después de un instante de silencio y unos pasos más adelante, se detuvo, me miró y afirmó:

-¿Sabés, mami? No hay que deternerse en el mismo lugar, hay que avanzar.

-...

Y cuando pude salir de mi más absoluto asombro le pregunté:

-¿Esto lo apr…

Observancia caleidoscópica

Pasa que te levantás con la cabeza llena de margaritas que no se deshojan.
Con el gesto repetido de unas manos que se hunden en tu pelo ensortijado y a fuerza de caricias, que no tienen otra intención que hacerte saber que sos amada y deseada, te despertás sabiendo que eso pasó en otra vida.

Y girás el tubo y otra simetría brillante y multicolor ataca tus sentidos, es lo mismo, tal vez, pero dispuesto de otra forma; como un déjà-vu con otra piel, otros ojos, otra intensidad. Entonces, no podés dejar de sentir la diferencia. Abismal y categórica. Y de déjà-vu, ni el rastro. Distinto. Único.

Porque, claro, es otra vida. Vos sos otra. La que quedó después de la tormenta. La que juntaste de a pedazos. La que no pudiste remendar. Porque hay cosas que no tienen arreglo. Hay que hacerlas de nuevo. Desde el principio. Pero con un plus: esta vez sos vos y sólo vos y la mano que te guía es la tuya y das bienvenidas y negás permisos como si aventaras mosquitos o recibieras a un cortejo de hadas err…

Y sí....

(click para agrandar)

Se me puso piel de pollo, ocviamente. Y sí, mocos también se me cayeron, por las lágrimas. Y babas, sí, además. Y me morí de amor, claro. Y todavía me pregunto qué hice para merecerla.



Envidia y dolor país

“Puede ser que el gobierno tenga más tornillos que nadie, más tornillos que el Partido Nacional, más que el Partido Colorado, más que los empresarios y más que los sindicatos… ¿pero de qué nos sirven los tornillos sueltos si son incapaces de encontrar sus piezas complementarias en la sociedad?”

“Vamos a buscar así el diálogo, no de buenos, ni de mansos, sino porque creemos que esta idea de la complementariedad de las piezas sociales es la que mejor se ajusta a la realidad. Nos parece que el diagnóstico de concertación y convergencia es más correcto que el de conflicto y que solo con el diagnóstico correcto se puede encontrar el tratamiento correcto”.

“Basta mirar a los países que están adelante en estas materias y se verá que la mayor parte de ellos tienen una vida política serena. Con poca épica, pocos héroes y pocos villanos. Más bien, tienen políticos que son honrados artesanos de la construcción y lo lograron con una civilizada convivencia política”.

“Hace rato que todos aprendimos q…