Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2009

Bendición de la amistad

No recuerdo si ya la subí, si lo hice, no importa, porque es linda y es lo que deseo para todos nosotros, porque los años duros y los no tanto, las alegrías y las tristezas se transitan mejor si estamos juntos:

Ojalá tengas buenos amigos.
Que aprendas a ser un buen amigo de ti mismo.
Que puedas llegar a ese lugar de tu alma donde residen un gran
amor, calor, afecto y perdón.
Que esto te cambie.
Que transfigure todo lo que hay de negativo, distante o frío en ti.
Que te transporte a la verdadera pasión, familia y afinidad de la comunión.
Que atesores a tus amigos.
Que seas bueno con ellos y estés allí cuando te necesiten; que te den todas las bendiciones, estímulos, verdad y luz que necesites para el viaje.
Que nunca estés solo.
Que estés siempre en el nido amable de la comunión con tu
anam cara.
JOHN O'DONOHUE


Que el 2010 nos sorprenda gratamente.

330

¿Por qué elegí este número, se preguntarán? O no, no sé. Tampoco importa demasiado. Esta es la entrada 330 y puesto que la cantidad de emociones cruzadas que me atraviesan no pueden ser nombradas, me decidí por lo abstracto.

La vida y la muerte están juntas desde el inicio. Y tan mezcladas que, con justicia, se habla de petite mort cuando querés usar un sinónimo de orgasmo.
Freud habló de pulsión de vida y de muerte. Eros y Tanatos, entralazados. Más que opuestos, complementarios. Y necesarios.
Para Heidegger somos seres arrojados a la existencia y nuestro ser-ahí es un ser para la muerte. Y es el descubrimiento de esta finitud la que nos permitira autoafirmarnos como sujetos o no. Ustedes saben que yo creo en las decisiones.

Sin embargo, no puedo negar que nuestra vida se desenvuelve en el afán de desmentir la muerte. Sabemos que es nuestro destino pero lo negamos hasta el final. Es como cuando los chicos, cuando son chiquitos y juegan a las escondidas, cierran los ojos adelante tuyo y …

Dulce navidad

Ahora que Z sabe escribir le dije:

-Hacé la lista para Papá Noel.

Puso tres cosas, tres cosas muuuuuuuuuuuuuuy caras. So, como al pasar, le comento:

- Agrandá la lista, poné muuuuuuuuuuuuuuuchas cosas, así Papá Noel puede elegir qué traerte.

-Por qué -así, seca y desconfiando.

-Porque Papá Noel le tiene que hacer regalos a millones de niños en el mundo y no puede con todo, las cosas están muy caras y hasta Papá Noel se queda corto de dinero.

-Tiene a los duendes que lo ayudan.

-Sí, pero los duendes trabajan con los materiales que Papá Noel compra.

-Ah!

Al día siguiente:

-¡Mamá! Marcos dice que Papá Noel no existe y Tommy dice lo mismo.

-...

-No, que no?

-¿Vos creés que existe?

-Sí.

-Entonces, existe.

-¿Y los duendes?

-También. A veces, hay que creer para ver.

La lista ahora es extensible. Entre las cosas que mi niña pide hay una "Barbie, beteninaria", el "Diario majico de princesas", un "Laverinto de bolitas", el "Cañio pronco" (si alguien sabe qué es me avisa) …