Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2008

¿Por qué el pollo cruzó la carretera?

MAESTRO DE PRIMARIA: 'Porque quería llegar al otro lado' PROFESOR DE SECUNDARIA: 'Aunque se los explique, queridas bestias, no podrán entenderlo'PROFESOR DE FACULTAD: 'Para saber por que el pollo cruzó la carretera (tema que se incluirá en el parcial) lean los apuntes desde la página 2 a la 3050'PLATÓN: 'Porque fue en busca del bien y la armonía. Está en la naturaleza de los pollos cruzar la carretera'CARLOS MARX: 'Era una inevitabilidad histórica y dialéctica'MARTIN LUTHER KING: 'Veo un mundo en el que todos los pollos serán libres de cruzar la carretera sin que sus motivos se pongan en cuestión'MOISÉS: 'Y Dios bajó de los cielos y le dijo al pollo: Cruza la carretera. Y el pollo cruzó la carretera, y todos se regocijaron'MAQUIAVELO: 'La cuestión es que el pollo cruzó la carretera. ¿A quién le importa el por qué? El fin de cruzar la carretera justifica cualquier motivo'FREUD: 'El hecho de que estás preocupado porque …

Y ahora qué - Ella

Las nubes oscuras se desplazaban con una lentitud ominosa, pesada y cargada de presagios. La ruta estaba vacía y la música sonaba lejana. Los pensamientos aturdían a fuerza de silencio obligado. Y los recuerdos pulsaban en cada latido.

Luca...

Sus manos apretaban el volante con tanta fuerza que los nudillos se le pusieron blancos. Luca estaba en la ciudad. Se lo dijo Clarita, lo había visto en el parque de Doña Casilda. Seguramente salió a caminar después de visitar el Museo de Bellas Artes de Bilbao. El pasado se le agolpó en los ojos, en los oídos y en la piel.

Risas, viento, carreras en la arena que terminaban con ellos rodando y jadeantes. Ella encima de él, clavando sus miradas, el pelo, como una cascada, tapando su cara mientras se acercaba para besarlo. Y atrás el cielo con sus crepusculares matices dándole la bienvenida a la noche mientras la pasión hacía de las suyas con el amor.

Amor...

Nunca supo muy bien porque no lo buscó, porque lo dejó ir. Tal vez porque no es la clase de mu…

Quique

A vos ya no te espera el tiempo en el reloj, porque ahora sos parte del tiempo mismo, vos y tu música.

Te conocí lo suficientemente joven como para disfrutarte pero no lo suficiente como para escucharte tocar. Me la debés.

Voy a extrañar tanto tus bromas, tu risa que brillaba en la mirada, todas tus maldades. Pero al menos no sufrís más. Y pudiste despedirte lúcido y con jarana, sin saber que lo hacías.

Te quiero.

Y vos, amiga mía, hubiera dado cualquier cosa para ahorrarte este momento. Pero es imposible, porque es la vida.


Para los que quieran escuchar, acá está la Santa María Jazz Band, con Quique en contrabajo.

Este camino ya nadie lo recorre salvo el crepúsculo.
Basho




Salida

Agradecé que todavía el tiempo te espera en el reloj.

Lupa

Primero me puse en duda.
Contemplé mi existencia y la negué.
Volví a contemplarla y la afirmé.

Después me puse entre paréntesis y me despojé.
Me deshice en partículas hasta encontrar la necesaria,
la que me funda, la que me constituye.

Y así, negué toda posibilidad de objetividad.
Porque lo único que me es dado es mi propia vida.
Eso es mi único Real.
Y en mi encuentro con el mundo, ese Otro inmenso,
yo construyo mis sentidos.
Y de mi esencia no hay réplica.

Película del viernes a la noche

La mayoría de ustedes saben que yo muero por Robert Downey Jr. y he visto casi todas sus películas sino todas. Ayer le tocó el turno a A Guide to Recognizing Your Saints, una película basada en el libro homónimo y que dirigió Dito Montiel, casualmente el autor del libro.

Particularmente, la película me gustó. Hombres perdidos en la maraña de conflictos infantiles mal resueltos, perdedores, cobardes, solos, abandonados, faltos de amor, discapacitados afectivos con música como esta de fondo:







Yo bailaba esta música...

Y lloré, claro, por los chicos de esa película, por los chicos de esa película que me cruzo cada día en la calle con otros nombres y otros gestos, por las oportunidades perdidas, por la inocencia archivada, por el pasado que es mentira que no vuelve, por la palabra escamoteada, por los nombres del padre, por el abrazo partido, por los que huyen, por los que se quedan, por los que no se fueron por cobardes y por los que se fueron por ídem.

Si, en definitiva, somos sujetos sujet…

Misterios

Como yo vivo en un táper no tenía idea de que hoy se iba a inaugurar el Gran Colisionador de Hadrones. Gran, no tengo que explicar qué es. Un sinónimo de Colisionador sería Chocador, pero no queda bien. Hadrones, no tengo la más puta idea.

Más allá de eso, parece ser que con este aparato - que costó 20 fortunas billonarias y que podría haber acabado con las enfermedades y el hambre del mundo de ésta y futuras generaciones- se van a develar preguntas que hacen al ensanchamiento de la cultura y del conocimiento humanos.

Vamos a saber qué pasó segundos, anque milésimas de segundos después del Big Bang, cosa que me desvelaba realmente.

Hallaremos el bosón de Higgs, una particula "divina" que se descubrió por deducción pero que nunca nadie vio, se supone que está ahí y se ve que es muy importante para el futuro de la humanidad comprobar fehacientemente su existencia, por ejemplo, podríamos enterarnos el origen de la masa y por qué algunas partículas carecen de ella. Sin ir más lejos…

A la pelotita!

Estábamos en el consultorio de la neurolingüista a punto de irnos y la petisa me dice:

-Me quiero cambiar de colegio.
-A qué colegio querés ir, mi cielo????
-Al que va J...
-Pero ese es un colegio sólo de nenas, Z.
-Noimporta (así todo junto).
-Pero porqué querés ir a ese colegio, petisa???

-Porque mi vida es cambiar.

Ahora qué? -continuación-

Ya sabía dónde encontrarla. "No voy a seguir perdiendo el tiempo, tal vez...", se dijo y aflojó la mano que estrujaba la foto.

Cuando se sentó al volante, la sacó y la observó. Era una foto reciente. Ella parecía estar mirando la cámara y la sonrisa coincidía en la mirada. ¿A quién miraba?

Llamó a su secretaria para cancelar todas las citas, habló con su amigo y socio, le confirmó que a partir de ese momento se tomaría unas semanas para resolver unas cosas.

Volvió a su casa, su mujer ya no estaba. Volvió a llamar a su secretaria para que le organizara el arribo a Bilbao y mientras esperaba la confirmación armó una valija con lo imprescindible. ¿Existe el destino?
Eligió el Carlton porque está a diez minutos a pie del casco antiguo y porque a ella le gustaba. Salió con el crepúsculo no tanto a buscarla sino a encontrarse consigo mismo, para elaborar alguna estrategia que no fuera rogarle una oportunidad. Como tantos, creía que no había nada más patético que un hombre sin defensa…